Ruta por el norte de Italia

Verona y el Lago de Garda

El manto de la noche me esconderá de ellos, con tal de que me quieras que me encuentren aquí. Más vale que acabe mi vida por su odio, que prorrogar la muerte sin tener tu amor…” Verona la ciudad de Julieta, lugar de la mayor tragedia romántica escrita por Wiliam Shakespeare. Una ciudad que enamora, no por todo lo que rodea la historia de amor de Romeo y Julieta, sino por ser una ciudad que esconde, entre colinas y abrazada por el rio Adigio, un mar de rincones hermosos.

Un lugar para enamorase de su arquitectura, sus calles y su gente. Pasear por la orilla del río, adentrarte en la historia de Julieta, contemplar las vista desde la torre de Lamberti, revivir antiguas batallas de gladiadores en la Arena Romana, disfrutar de la edad media en Castelvecchio o subir al Castillo de San Pietro para ver un panorama de ensueño. Son algunas de las muchas cosas que ofrece esta pequeña ciudad.

Verona ha sido siempre un punto de unión del transporte terrestre del noroeste de Italia y en el que en tiempos romanos llegaron a juntarse 4 importantes vías consulares: la via Augusta, la via Gallica,  el Vicum Veronensium y la via. Por lo tanto, es una ciudad bien comunicada y que hace de ella un lugar ideal para hospedarse.

En mi caso, busque mediante Couchsurfing un anfitrión que nos dejó su casa durante tres días. La mejor experiencia que tuve mediante este tipo de hospedaje en el año que estuve viajando por Italia. También decir que hay numerosas ofertas de hospedaje muy económicas y el tren desde Venecia a Verona dura una hora y media y puedes encontrar ofertas por 9€.

Desde aquí puedes ir a visitar el mayor lago de Italia, el Lago de Garda, en una excursión de un día combinando las diferentes línea de autobuses que operan en al zona. Desde Verona sale uno a Peschiera, y una vez ahí, hay que coger la línea 183 y 184 que pasan por todos los pueblos hasta Riva del Garda. Simplemente hay que elegir que ciudades ver y planificar los horarios de autobuses para poder ir desde Verona hasta Riva del Garda y volver en el día. Una superficie de 368 km2, una longitud de 51.6 km y una anchura de 17.2 km hacen de este lago un lugar digno de verse.

Peschiera del Garda, Lazise, Torri del Benaco, Malcesine y Riva del Garda fueron las elegidas en mi caso. A medida que subes el paisaje y los pueblos mejoran considerablemente. Un lugar hermoso en el que el agua es el principal elemento. Durante un mismo día, el sol y la lluvia, se van turnando para acompañarte durante la visita a este magnifico lugar.

Antes de poner rumbo a Milan, y si el Lago de Garda te ha parecido poca cosa, puedes pasar por Bérgamo y visitar el Lago de Como. Italia ofrece una variedad enorme de posibilidades y están ahí para que tú las elijas y disfrutes.

Gracias por visitar mi web, y si te gusta, ¡Comparte!

Un saludo

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: