Ruta de los Castillos

Parte 1

Este año quería haber realizado una ruta de castillos por el sur de Alemania y norte de Francia, pero debido a varios factores no ha podido ser. Se me quedó el gusanillo de realizar una ruta de castillos y he aprovechado dos días para recorrer 3 provincias de Castilla y León y Madrid , para fotografiar algunas fortalezas que me han sorprendido gratamente.

Me puse dos objetivos para este viaje. El primero, hacer una foto planificada en el castillo de Peñafiel al atardecer desde un monte que localicé desde google maps y otra en el Alcázar de Segovia, también al atardecer y desde un monte cercano. El segundo, visitar numerosos castillos sin planificar para ver, de primera mano, los posible inconvenientes que pueden surgir y poder enseñároslos. Puedes encontrarte con una mala posición del sol, con un castillo en obras, con las puertas cerradas o no poder visitar alguno porque surgen opciones mas atractivas por el camino. Todo ello lo iremos viendo a continuación.

Empezamos la ruta a las 9 am rumbo a Buitrago de Lozoya. Era la primera vez que estaba allí y me sorprendió ver un castillo con una ciudad amurallada tan cerca de Madrid. El castillo pertenecía al Marqués de Santillana y fue construido al estilo mudéjar lo que lo diferencia del aspecto militar de fortalezas castellanas como la de Peñafiel. Es un Castillo peculiar ya que no dispone de una torre del homenaje, donde solían residir las estancias del señor, por lo que estas se repartían alrededor del patio.

Buitrago me gustó, pero no era una hora buena para ir a hacer fotos. En este caso, el atardecer sería una buena hora para fotografiar el río y las murallas. Otro momento interesante sería en Navidad, ya que Buitrago es famoso por su Belén viviente.

Una vez visitado el castillo y paseado por los alrededores pusimos rumbo a Pedraza. Es una pequeña ciudad amurallada con una sola entrada. El amanecer sería el momento ideal para fotografiar el castillo, pero esta ciudad medieval tiene una noche que la convierte en un destino a tener en cuenta: “La Noche de las Velas” que se celebra a primeros de julio y como su nombre indica llenan de velas la ciudad. Una buena ocasión para practicar la fotografía nocturna.

Me quedé con ganas de entrar en el castillo pero solo abren de miércoles a domingo. Si querréis mas información sobre horarios podéis verlos aquí. Disfrutamos de un paseo tranquilo por la ciudad y del curioso portón con sus numerosos pinchos para defenderse de un posible ataque con arietes.

Siguiente castillo, Castilnovo. De camino podréis ver, si vais en verano, que abundan los campos de girasoles y cebada, además de poder contemplar buitres con un poco de suerte. Nosotros los vimos pero no lo suficientemente cerca para sacar una foto decente. No dudes en parar y echar alguna foto.

Situado en el condado de Castilnovo, este castillo convertido en una gran mansión, es de titularidad privada y sólo se puede visitar sábados, domingos y festivos como indica claramente en su entrada y podréis observar en las siguientes fotos.

Por lo tanto, no se puede visitar a excepción de los fines de semanas y festivos. Se puede hacer fotos del castillo desde carreteras paralelas. Nosotros nos colamos inocentemente ya que empuje la verja al ver que no tenia candado y esta se abrió. Así que tiramos para adelante hasta llegar al castillo y una vez allí un amable jardinero nos invito a salir.

Después de pasar un rato haciendo fotos por los alrededores pusimos rumbo a Turégano donde comimos en la plaza del pueblo la mar de bien en casa Holgeras. El castillo de Turégano tiene raíces celtíberas y se construyó alrededor de las torres del castrum romano. En el interior del castillo se encuentra la iglesia de San Miguel, de estilo romano. También nos quedamos con las ganas de verlo porque estaba cerrado.

Hasta el momento no habíamos podido visitar ningún castillo porque estaban todos cerrados. Con nuestras esperanzas puestas en llegar a tiempo,  pusimos rumbo a Peñafiel para intentar llegar antes de las 20:00 y ver las vistas desde lo alto del cerro. Tan previsores fuimos que llegamos con tiempo de sobra,  por lo que pasamos primero por el hotel y después subimos al castillo para llegar a la última visita guiada del día.

La visita merece la pena. Son 3 euros por persona y 6.6 euros con visita al museo del vino que esta dentro del propio castillo. La visita guiada merece la pena y el castillo está bastante cuidado. Se visitan ambos lados del castillo, que tiene forma de barco, y la torre del homenaje. Es una fortaleza militar que se edificó en el siglo XV por orden de Pedro Girón sobre los restos de la anterior fortaleza. El dato más curioso fue saber que los restos que se encontraron en las pudrideras de 6 metros de altura (prisiones donde se dejaban morir a los condenados a muerte) no databan del s.XV sino de la época de la Guerra Civil.

Una vez visitado el castillo fuimos al monte que se encontraba más próximo al cerro de Peñafiel. El objetivo era hacer una foto al atardecer que mostrase la amplitud del castillo y su ubicación. No encontré el camino de subida, así que subí como las cabras. Una vez arriba hice unas cuantas fotos y bajé rápido porque soplaba mucho el viento, aunque esta vez sí baje por el camino correcto.

El segundo día tuvimos más suerte y si visitamos más castillos por dentro, incluso uno que fue reformado como instituto. No os perdáis la segunda parte.

¡Gracias por visitar mi web!

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: